APV o Cuenta 2: Qué Son y en Qué se Diferencian

1/8/2023

Los trabajadores chilenos tienen a su disposición dos opciones para ahorrar pensando en su futuro: el APV y la cuenta 2. Ambos son instrumentos de ahorro altamente efectivos, pero es fundamental conocerlos en detalle para determinar cuál de ellos se ajusta mejor a tus necesidades individuales.

¿Qué es el APV?

El APV, que representa el Ahorro Previsional Voluntario, es una herramienta de ahorro que permite a los usuarios realizar aportes de forma voluntaria para complementar sus cotizaciones previsionales. Este tipo de ahorro se puede contratar a través de diversas instituciones como bancos, administradoras de fondos de pensión o compañías de seguros de vida, entre otras.

El objetivo principal del APV es incrementar el monto de jubilación para asegurar un retiro laboral más cómodo y satisfactorio.

El APV ofrece dos regímenes entre los cuales se puede elegir:

1. Régimen A: En este régimen, el Estado contribuye con un bono anual equivalente al 15% del monto ahorrado, con un límite máximo de 6 UTM al año.

2. Régimen B: Aquí, los aportes realizados son deducibles del cálculo de la base imponible al pagar el impuesto a la renta, con un tope de 50 UF mensuales y un máximo de 600 UF al año.

¿Qué es la Cuenta 2?

La Cuenta 2, también conocida como Cuenta de Ahorro Voluntario, es una cuenta de ahorros que permite a los usuarios realizar aportes de manera espontánea y obtener una rentabilidad asociada a ellos.

Estos ahorros pueden destinarse a proyectos a corto, mediano o largo plazo, brindando flexibilidad en su uso.

Además, la Cuenta 2 cumple la función de complementar la cuenta obligatoria que el usuario tiene en la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP).

Una ventaja destacable es que el usuario tiene la posibilidad de realizar hasta 24 retiros al año de esta cuenta.

Cuál es la diferencia entre APV y Cuenta 2

Aunque ambas cuentas ofrecen la posibilidad de ahorrar con aportes voluntarios, son instrumentos con propósitos muy distintos.

Aquí te explicamos sus principales diferencias:

El APV tiene una naturaleza provisional y su objetivo es mejorar la calidad de vida del pensionado. En cambio, la Cuenta 2 está diseñada para financiar proyectos personales a corto, mediano o largo plazo.

El APV cuenta con beneficios fiscales y está protegido contra embargos. Por su parte, la cuenta 2 no ofrece beneficios fiscales, pero permite realizar hasta 24 retiros al año sin costos adicionales.

El APV puede ser utilizado por el afiliado para obtener una pensión prematura o adelantada, es decir, para recibir su pensión antes de la edad requerida, al complementar el ahorro obligatorio.

En cuanto a las comisiones, en la Cuenta 2, las AFP cobran una comisión que varía entre el 0,16% y el 0,95% anual, y en el APV, las comisiones de las AFP oscilan entre el 0,16% y el 0,60% para los afiliados, y entre el 0,50% y el 0,64% para los no afiliados.

Una vez que conoces los detalles de cada instrumento de ahorro, puedes optar por aquel que mejor se adapte a tus necesidades.

No obstante, los expertos recomiendan tener una cuenta de cada tipo para ampliar las opciones de ahorro, aunque en última instancia, depende de cada caso en particular.

En conclusión, tanto el APV como la Cuenta 2 son instrumentos de ahorro que permiten a los usuarios realizar aportes voluntarios. Sin embargo, se diferencian en sus objetivos: el APV busca mejorar la calidad de vida del pensionado y ofrece beneficios fiscales, mientras que la Cuenta 2 está enfocada en financiar proyectos personales a corto, mediano o largo plazo y permite retiros flexibles sin costos adicionales. La elección entre ambos depende de las necesidades y metas individuales de cada persona.

Otros artículos

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día