Cómo Calcular la TIR: Paso a Paso

La base de muchos negocios se encuentra en las inversiones, que a menudo se relacionan con el tiempo y el esfuerzo que tanto los líderes como los empleados dedican a la empresa. En esta ocasión, nos centraremos en las inversiones económicas.

Estas inversiones pueden surgir cuando un emprendedor utiliza sus ahorros o solicita un préstamo para iniciar un proyecto empresarial, o cuando un inversor aporta capital a una empresa. En ambos casos, quienes ponen su dinero en el proyecto esperan obtener ganancias a cambio.

Por lo tanto, es fundamental evaluar si una inversión generará beneficios económicos en el futuro. Pero, ¿cómo se puede determinar esto antes de realizar la inversión?

Para conocer con precisión el rendimiento potencial (o pérdida) de una inversión, se utiliza una medida llamada TIR (Tasa Interna de Retorno). Sigue leyendo para descubrir qué es esta tasa, cómo se calcula y en qué situaciones puede ser valiosa para tu empresa.

La utilidad de la Tasa Interna de Retorno

Cualquier inversión conlleva un cierto nivel de riesgo, que puede variar desde bajo, en el caso de mercados sólidos y establecidos, hasta alto, cuando se trata de soluciones emergentes o nichos recién creados. Ante esta situación, los inversionistas buscan herramientas que les ayuden a tomar decisiones informadas sobre dónde, cuánto y cómo invertir, dada la abundancia de proyectos comerciales que requieren financiamiento.

La Tasa Interna de Retorno (TIR) tiene un propósito específico: estimar la rentabilidad de un proyecto. Además, desempeña un papel crucial al identificar riesgos y anticipar las posibles ganancias y pérdidas asociadas a dicho proyecto.

Esta tasa es esencial para que tanto los inversores como los emprendedores puedan evaluar la adecuación y la viabilidad de sus inversiones de recursos y del propio proyecto empresarial. También resulta valiosa para aquellos que buscan inversiones, ya que actúa como una herramienta persuasiva que resalta los beneficios de respaldar un proyecto.

Fórmula de la Tasa Interna de Retorno (TIR)

La Tasa Interna de Retorno (TIR) de un proyecto se obtiene mediante la siguiente fórmula: Restar el valor inicial (A) o costos de operación al valor final esperado de ventas (B). Luego, se divide esta diferencia entre el valor inicial y se multiplica por 100 para expresarla en términos porcentuales.

TIR = ((B - A) / A) * 100

El cálculo de la TIR guarda similitudes con el cálculo del Retorno de la Inversión (ROI), pero se diferencia en que la TIR proporciona información sobre las ganancias acumuladas que pueden generarse en períodos más prolongados.

A continuación, examinaremos un desglose más detallado de este cálculo junto con algunos ejemplos de aplicación.

Cómo Calcular la Tasa Interna de Retorno (TIR)

1. Determina el Valor Inicial:

En primer lugar, es necesario recopilar los datos relacionados con los gastos iniciales de una operación, ya sea para el lanzamiento de un nuevo producto, la creación de una empresa o la mejora de un servicio. La suma de estos valores se considera el valor inicial de la operación.

2. Estima el Valor Final:

De manera paralela, realiza una estimación de los ingresos esperados como resultado de la operación. La suma de estos valores se corresponde con las ventas esperadas, los ingresos generados y otros indicadores que reflejan los beneficios obtenidos por la operación.

3. Calcula el Flujo de Efectivo:

El tercer paso implica restar el valor inicial (calculado con base en los gastos específicos) al valor final (estimado mediante las proyecciones de ventas). Este cálculo arrojará la ganancia neta resultante de la operación o el flujo de efectivo, que representa los beneficios netos menos las deudas y gastos iniciales.

4. Obtén el Indicador:
  El siguiente paso es sencillo: divide la ganancia neta proyectada de la operación entre el valor inicial. Este valor te indicará cuánto dinero se generará por cada unidad de inversión. Un valor alto sugiere que la operación es rentable, mientras que un valor bajo o negativo señala la falta de ganancias o incluso la posibilidad de pérdidas.

5. Expresión en Porcentaje:

Finalmente, para que el resultado sea una tasa, multiplica el valor obtenido en los pasos anteriores por 100. De esta manera, obtendrás un valor porcentual que representa la Tasa Interna de Retorno.

Es esencial tener en cuenta que esta fórmula se basa en suposiciones de escenarios óptimos. Supone que se venderán los productos o servicios, que se lograrán ciertas contrataciones y que habrá un flujo mínimo de clientes. La aplicabilidad de esta fórmula puede variar según las condiciones reales. A continuación, se presentarán ejemplos que ilustran diversas situaciones en distintos escenarios.

Tres Ejemplos de Cálculo de la Tasa Interna de Retorno (TIR)

1. Compra de Terreno para Construcción:

Supongamos que una empresa de construcción está considerando la adquisición de un terreno en una zona urbana de alto valor. Planea demoler las estructuras existentes y construir un edificio de cuatro pisos. Los inversores desean conocer la posible ganancia si todos los apartamentos se venden según el plan. Los valores estimados son los siguientes:
  - Valor Final: 4.000.000 USD (venta de ocho apartamentos a 500,000 USD cada uno en un año).
  - Valor Inicial: 3.700.000 USD (compra del terreno, demolición, construcción, gastos y ganancias). Al aplicar la fórmula, obtenemos una TIR del proyecto del 8.1 %.

2. Inauguración de una Nueva Sucursal:

Imaginemos a un empresario que quiere abrir una tienda de moda en Madrid. Las estimaciones para un año son:
  - Valor Final: 350,000 EUR (ventas de zapatos, camisas y trajes).
  - Valor Inicial: 200,000 EUR (alquiler, producción, sueldos y publicidad). El cálculo de la TIR muestra un 75 %, lo que indica una alta rentabilidad.

3. Lanzamiento de un Nuevo Producto:

Una empresa de servicios financieros planea lanzar un software de nómina en la nube para pequeñas empresas. Las estimaciones son las siguientes:
  - Valor Final: 180,000 USD (venta de 300 licencias a 600 USD cada una en un año).
  - Valor Inicial: 190,000 USD (desarrollo del software, mantenimiento, nube, sueldos y marketing). El cálculo revela una TIR del -5.2 %, lo que indica pérdidas en la inversión.

Estos ejemplos ilustran cómo calcular la Tasa Interna de Retorno para evaluar la rentabilidad de distintos proyectos. La precisión de los resultados depende de la precisión de las estimaciones iniciales y de la realidad de las ventas proyectadas. La TIR es una herramienta valiosa para la toma de decisiones financieras.

Otros artículos

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día