Plan de Ahorro: Cómo Hacer Uno Paso a Paso

1/8/2023

Es esencial ahorrar dinero para alcanzar metas financieras, ya sea a corto o largo plazo, como constituir un fondo de emergencia, financiar unas vacaciones o disponer del dinero necesario para el enganche de una casa. Hasta enero de 2022, la tasa de ahorro personal se situaba en el 6.4%, lo que indica que el hogar estadounidense promedio estaba ahorrando menos del 10% de sus ingresos anuales disponibles.

Elaborar un plan de ahorro puede ser de gran ayuda para aumentar la tasa de ahorro personal.

Comprender un plan de ahorro

Un plan de ahorro es una estrategia que permite acumular dinero con el propósito de alcanzar objetivos financieros específicos. Consiste en listar los objetivos deseados y los pasos necesarios para lograrlos. Estas metas pueden abarcar:

1. Ahorros de emergencia
2. Planes de vacaciones
3. Preparativos para una boda
4. Compra de una vivienda
5. Reparaciones o mejoras en el hogar
6. Adquisición de un vehículo
7. Planificación universitaria
8. Ahorros para la jubilación

Los tipos de metas financieras que se incluyan en un plan de ahorro dependerán de la situación financiera particular de cada individuo.

Cómo crear tu plan de ahorro

No tienes que complicarte para diseñar un plan de ahorro personalizado. Aquí tienes una lista de verificación que te facilitará el proceso:

Paso 1: Comienza con un inventario financiero

Para determinar tu punto de partida y dar forma a tu plan de ahorro, es fundamental conocer tu situación financiera actual. Empieza creando un inventario financiero, que simplemente consiste en hacer una lista de tus activos y pasivos líquidos.

Activos que podrías incluir:

1. Dinero en efectivo.
2. Cuenta de cheques.
3. Cuenta de ahorros.
4. Cuenta del mercado monetario.
5. Certificado de depósito (CD).
6. Plan 401(k) (y otros planes de jubilación patrocinados por el empleador).
7. Cuenta de retiro individual (IRA).
8. Cuenta de ahorros para la salud (HSA).
9. Cuenta de corretaje.

Estos son activos que podrías convertir en efectivo relativamente rápido. También puede que tengas otros activos menos líquidos, como vehículos o propiedades.

Pasivos que podrías incluir:

1. Deuda de tarjeta de crédito.
2. Préstamo estudiantil.
3. Préstamo de automóvil.
4. Hipoteca.
5. Préstamo comercial.
6. Préstamo personal.
7. Facturas médicas.

Al restar la suma de tus pasivos totales de tus activos totales, obtendrás tu valor neto. Según datos de la Reserva Federal, el patrimonio neto total de los hogares alcanzó los 141.7 billones de dólares en el segundo trimestre de 2021.

Según una encuesta de 2019 de la Reserva Federal, el patrimonio neto promedio es de alrededor de $748,000, mientras que el patrimonio neto medio se acerca a los $121,000 dólares.

Paso 2: Establece tus metas de ahorro

El siguiente paso consiste en determinar tus metas de ahorro, ya sea a corto o largo plazo, para incorporarlas a tu plan de ahorro. Las metas a corto plazo son aquellas para las que necesitas ahorrar dinero en un futuro cercano. Por ejemplo, una de tus prioridades podría ser crear un fondo para emergencias. Esta es una meta muy común, ya que el 45% de los trabajadores afirma que les resultaría difícil cubrir un gasto inesperado de $400, según una encuesta del Bipartisan Policy Center de 2021.

Las metas a largo plazo, por otro lado, no requieren dinero inmediato. La jubilación y la educación universitaria son solo dos ejemplos. En términos de la cantidad de dinero que se necesita ahorrar, las metas a largo plazo pueden ser mayores que las metas a corto plazo, pero cuentas con un marco de tiempo más amplio para ejecutar tu plan de ahorro.

Cuando establezcas metas financieras para tu plan de ahorro, es importante que sean SMART:

Específicas: Deben ser claras y definidas.
Medibles: Debes poder cuantificar tu progreso hacia la meta.
Alcanzables: Deben ser realistas y posibles de lograr.
Relevantes: Deben tener importancia y sentido para ti.
Con límite de tiempo: Debes establecer un plazo para alcanzar la meta.

Por ejemplo, en lugar de tener una meta vaga como "ahorrar dinero para emergencias", podrías establecer una meta SMART de ahorrar $10.000.000 en 12 meses. Esta meta es específica porque tiene una cantidad fija en dólares, es medible ya que puedes hacer un seguimiento de tu progreso mes a mes, y tiene un límite de tiempo al darte 12 meses para lograrla.

Que la meta sea alcanzable y realista dependerá de cuánto dinero puedas ahorrar cada mes. Es en este punto donde entra en juego el siguiente paso del proceso del plan de ahorro.

Paso 3: Decide cuánto asignar a cada objetivo

Para que tu plan de ahorro funcione, es crucial que te comprometas y dispongas de dinero para ahorrar cada mes. Si ya tienes un presupuesto mensual, es posible que tengas una idea de cuánto dinero adicional puedes destinar al ahorro cada mes. Si aún no tienes un presupuesto regular, primero deberás calcular tus ingresos y gastos para determinar cuánto puedes ahorrar de manera realista.

Vamos a utilizar el ejemplo del ingreso familiar promedio y los gastos anuales. Según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo de EE. UU., el hogar típico ganó $84,352 en 2020. Mientras tanto, el hogar promedio gastó $61,334.

Utilizando estos números, el ingreso mensual promedio sería de $7,029, y el gasto mensual promedio sería de $5,111. Si tus ingresos y gastos se alinean con estos números, te quedarían aproximadamente $1,918 cada mes que podrías destinar a tu plan de ahorro.

Ahora, supongamos que tienes tres objetivos de ahorro:

1. Fondo de vacaciones: $2,000
2. Fondo de reparación de viviendas: $5,000
3. Fondo de emergencia: $10,000

Deseas completar el fondo de vacaciones en seis meses, el fondo de reparación de la vivienda en seis meses y el fondo de emergencia en 12 meses. Según estos plazos, así es como deberías distribuir tus ahorros mensuales:

- Fondo de vacaciones: $333/mes x seis meses
- Fondo de reparación de viviendas: $833/mes x seis meses
- Fondo de emergencia: $833/mes x 12 meses

La suma total alcanza los $1,999, por lo que te faltarían $81 para alcanzar tus objetivos. La forma más sencilla de cubrir este déficit sería revisar tu presupuesto y reducir gastos para encontrar esos $81 que podrías destinar al ahorro. Logra eso, y tus objetivos serán alcanzables y realistas, además de ser específicos, medibles y tener un plazo definido.

Paso 4: Decide dónde guardar tus ahorros

Ahora que tienes tus metas en mente, es momento de considerar dónde quieres guardar los fondos. Tus opciones incluyen:

1. Cuenta de ahorros.
2. Cuenta del mercado monetario.
3. Certificado de depósito (CD).
4. Cuenta con ventajas fiscales.
5. Cuenta de inversión sujeta a impuestos.

La elección que hagas puede depender del objetivo de ahorro. Por ejemplo, si estás ahorrando para emergencias, es importante que el dinero sea de fácil acceso. Al mismo tiempo, es posible que desees obtener una alta tasa de interés en tus ahorros. Por lo tanto, una cuenta de ahorros de alto rendimiento podría ser la mejor opción.

Para el ahorro destinado a la jubilación, puedes optar por cuentas con ventajas impositivas o cuentas sujetas a impuestos. Las cuentas con ventajas fiscales, como una APV o una cuenta 2, pueden brindarte beneficios fiscales. Están diseñadas para el ahorro a largo plazo, ya que generalmente no puedes retirar dinero antes de la jubilación.

Por otro lado, las cuentas de corretaje en línea son útiles para invertir dinero que puedas necesitar tanto para objetivos a corto como a largo plazo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que si vendes activos en una cuenta de corretaje y obtienes ganancias, estarás sujeto a impuestos sobre las ganancias de capital.

Paso 5: Maximiza tu plan de ahorro

Una vez que tengas en marcha tu plan de ahorro, busca oportunidades para aprovecharlo al máximo. Por ejemplo, si estás contribuyendo a un 401(k) en el trabajo, verifica los límites de contribución anual. ¿Estás aportando lo suficiente para obtener el máximo beneficio de la contribución equivalente por parte del empleador, si se ofrece? Si no es así, puedes contactar a tu coordinador de beneficios para aumentar tus contribuciones.

También puedes maximizar tu plan de ahorro destinando ganancias inesperadas o sumas inesperadas de dinero a una o más de tus metas. Por ejemplo, el reembolso de impuestos promedio para 2021 fue de $2,775. Si normalmente recibes un reembolso de impuestos, puedes poner esa cantidad directamente en ahorros para no sentir la tentación de gastarla.

Revisar tu plan de ahorros mensualmente te ayudará a ver cuánto progreso estás logrando. También puedes repasar tus gastos y presupuesto para buscar dinero extra que puedas ahorrar, lo que es otra forma de maximizar tu plan.

En resumen, crear un plan de ahorro personalizado es fundamental para alcanzar tus metas financieras a corto y largo plazo. Con un enfoque claro y realista, identificando tus metas, asignando tus recursos de manera adecuada y aprovechando oportunidades para maximizar tus ahorros, estarás en el camino correcto hacia la estabilidad financiera. Recuerda que revisar y ajustar periódicamente tu plan te permitirá adaptarte a cambios en tu vida y asegurarte de que estás progresando hacia tus objetivos de manera efectiva. Con perseverancia y disciplina, podrás hacer realidad tus sueños y asegurar un futuro financiero más sólido.

Otros artículos

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día

Diversificado

Simple

Siempre al día